Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 22 de noviembre de 2014
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TEXTOS COLECTIVOS
Albin El Compilador
Luis Guillón - Argentina
Este nuevo espacio quiero dedicarlo a la coproducción literaria. Quien se sienta tentado a participar en alguna de las propuestas, será bienvenido. En el blog "deambulador nocturno" ya lo intentamos y salió bien. Además, descubrí que para escribir continuando lo que otro plasmó, se abren inusuales canales de creatividad y expresión. Así que los/las invito a mezclar nuestras musas, y dejar fluir la imaginación colectiva.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Julio 2010
hechicería V
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

20/02/14 | 14:05: Carlos Cebrián González dice:
Me complace informarle que acabo de publicar mi libro decimocuarto titulado \\\"Historia y Evolución de las Empresas Centenarias de España\\\".autor: Carlos Cebrián González. Editado por: LULU. Esta obra, de 286 páginas, de la que he hecho dos ediciones (una en blanco y negro y otra a todo color), es un testimonio literario de la historia y esfuerzos, del acierto y tesón de 25 empresas centenarias españolas, muchas de ellas con proyección mundial, , que sorteando toda serie de dificultades, han logrado, llevar su negocio al puerto del éxito. Si les resulta factible hacer alguna reseña, de esta modesta obra, en el medio de su dirección, le agradecería me lo notificasen a mi email: por lo que les estaría muy agradecido SINOPSIS DEL LIBRO \\\"HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE LAS EMPRESAS CENTENARIAS DE ESPAÑA\\\" AUTOR:CARLOS CEBRIÁN GONZÁLEZ Cada año en el mundo se crean y destruyen miles, millones de empresas. Pero lo sorprendente y digno de elogio es que haya alguna industria, comercio o grupo empresarial que logre sobrevivir durante más de cien años. La pregunta que Uds. y yo nos hacemos es…¿Cómo han podido resistir los vaivenes de una economía nacional o internacional, guerras, crisis, y seguir adelante? La respuesta es compleja. Resulta muy difícil tomar el impulso de salida y colocar la primera piedra de tu negocio, pero mucho más es renovarte, no quedarte atrás en la evolución de tu actividad y ganar cada día más nichos de mercado, llegando con nuestros productos o servicios de gran calidad a muchos millones de consumidores. Para conocer los secretos de su éxito y de su floreciente longevidad he analizado en profundidad la historia y evolución de 25 empresas centenarias, muchas de ellas de gran proyección mundial. Me he quedado gratamente sorprendido. Espero y deseo que a ustedes, al leer este libro “Historia y evolución de las empresas centenarias de España”, les suceda lo mismo\\\" SI DESEAN CONOCER ALGO MÁS SOBRE ESTE LIBRO, EN SU VERSIÓN DE BLANCO Y NEGRO HAGA CLICK EN ESTA DIRECCIÓN: www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365094.HTML si desea conocer algo más sobre este libro en su versión a todo color haga click en esta dirección: www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365120.HTML Nota del autor. Entre estas empresas que saco en mi libro, destacan: Nestlé, González Byass. Osborne, Alvear, Conservas Albo, Bodegas Miguel Torres, Grupo Caballero, Galletas Gullón, Café Gijón, FREIXENET, Chocolates Valor, Bodegas Lustau, Bodegas Marqués de Murrieta, Mermeladas Helios, Tortas Inés Rosales etc.
08/06/13 | 08:35: Varlos Cebrián González dice:
Estimados amigos y seguidores de este apasionante blog: Me complace indicaros que acabo de publicar mi decimotercer libro titulado \"Te Robé tu identidad\". AUTOR: Carlos Cebrián González. Es una novela negra, policiaca con una cadena de crímenes para investigar, esotérico-vudú, una dosis de sexo y los ingredientes para pasar un buen rato leyéndola. Por tan solo 2,68 euros, pueden descargarse los seguidores de este blog, mi libro \"TE ROBÉ TU IDENTIDAD\", que podrán leer en: KINDLE, O EN APLICACIONES PARA KINDLE PARA: IPAD, IPHONE,PHONE O ANDROID. Dirección para \"Te robé tu identidad: www.amazon.es/gp/feature.html/ref=dig_arl_box?ie=UTF8&docId=1000576363 Te robé tu identidad: www.amazon.es/dp/B00CQT4PBS/ SINOPSIS DE “TE ROBÉ TU IDENTIDAD” \"Marta Bernad, de 35 años, es una mujer maltratada. Sufre en silencio y con resignación, durante años en Zaragoza, su vida conyugal sin alicientes y plena de estrecheces económicas. Un día decide romper con su matrimonio y un intento de violación que sufre, le lleva a convertirse en una mujer despiadada y a cometer una serie de crímenes y maldades. Pactará con Satanás, recurrirá al vudú para librarse de quien obstaculice sus proyectos de alcanzar la riqueza y el poder, que ambiciona. Se convierte casi sin darse cuenta en un “Ángel de la Muerte”. Decide irse a Madrid a reunirse con su hermana gemela homocigótica. Anabel, una abogada de gran prestigio, socia de un importante bufete, que goza de una excelente situación económica, casada con Eduardo, viejo y famoso arquitecto con proyección internacional. Marta odia a Anabel, pero decide pedirle ayuda para poder convertir en realidad sus ambiciosos proyectos. Un absurdo cambio de roles, desencadenará una serie de acontecimientos trágicos de sangre y muerte. “Te robé tu identidad” es una novela perteneciente al género negro, policiaco, llena de suspense, misterio, esoterismo, sexo, amor. Una cadena de crímenes nos mantendrá en vilo hasta que, gracias a las investigaciones de dos policías, se llega a un final sorprendente e inesperado\"
23/05/10 | 23:20: marticosen dice:
Pero ella había crecido y estudiado en este país occidental, capitalista, cuya sociedad no admitía cuanto tuviera que ver con asuntos sobrenaturales. Aunque Jazmín podía discernir dónde buscar la verdad, también se veía influenciada por el grupo social al que pertenecía a raíz de su formación; sus compañeros no consideraban respetables ni acordes al pensamiento actual, los temas de alta magia.
Vínculos
revista de artes
escritura interactiva
escritores del Sur
autogestión
Arlane`s blog
Retratos emocionales Retratos emocionales



Nuestras vidas hacen historia, en ellas tienen lugar las grandes transformaciones.En l... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

TEXTOS COLECTIVOS


Fomentar la escritura grupal, con el objetivo de investigar nuevas formas de construir el texto, partiendo de fragmentos seleccionados pertenecientes a otros autores.



Photobucket




lavaca.org


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Otro ejemplo de texto colectivo: VIAJE SIN DESTINO



Aquí verán subrayado el aporte de cada integrante, el resultado me ha complacido, pero  lo mejor fue el proceso de construcción

 

                                         VIAJE SIN DESTINO

 

(Marta)

Atardecía. Me ubiqué en el tercero del ala derecha sin advertir que

el vidrio se había roto y circulaba, por momentos, el aire de julio

gélido y desconsiderado. Subí la capucha de la campera y acomodé la

cartera a mis pies.Me pidió permiso y se sentó. Del sobretodo,

extrajo los lentes cuyo característico chasquido me obligó a prestar

atención.Su voz resultó tímida e inclinó la cabeza hacia mí, cuando,

en dos oportunidades desafiné con el fervor al que no me

lleva la calidad de la entonación sino el contenido obediente a la

concentración del espíritu. Nos rozamos.

(Catalina Bas -blog otoño, y foro de poesías)

Nos rozamos, apenas, pero lo suficiente para darnos

cuenta de que en ambos anidaba la curiosidad. Seguí entonando la mística

canción de cuna que me

acompañaba en todos mis viajes. A pesar del viento, que

con más fuerza golpeaba mi rostro, no dejé de mirar hacia el exterior.

En la nuca sentí el fuego de una mirada que se hundía en busca de una

certeza. Ya no podía dejar de pensar en mi compañero de viaje. Distraídamente giré la cabeza y

lo vi concentrado en la lectura de una revista. Alcancé

a ver un rostro marcado de tiempo, y el contorno de una blanca cabeza.

Inesperadamente la revista cae.

(Albin)

Por instinto, me inclino para alcanzárcela, sin reparar

que también él se agachaba. Resultado: nuestras cabezas

chocando sordamente. Como no estaba preparada para

aquel accidente, el impacto fue tan intenso que me

retrotrajo a otro golpe parecido, de la vez que, jugando

al elástico con mis amigas, tropecé y salí expulsada,

estrelládome contra la pared, mientras las chicas, en

lugar de ayudarme, se desternillaban de risa. Más tarde

me enteraría que a él le aconteció algo similar, pues su

memoria viajó rauda, a causa de la inesperada colisión,

hacia el día en que, jugando de arquero para el equipo

del barrio, intentó detener un zapatazo del gordo

Mariano, el hijo del almacenero, con la conocida técnica

de colocar las manos frente a la cara para amortiguar la

velocidad de la pelota, pero, no contó con la fuerza

bruta del delantero contrario, por lo que fueron

inútiles aquellas precauciones, la pelota pasó limpita,

yendo a dar en su cara, entonces adolescente, y

sentándolo de culo. Sus amigos también rieron sin piedad.

Pasaron unos segundos, en que nos miramos, obnubilados,y, nosotros tampoco pudimos aguantar la risa

Catalina Bas (blog otoño, y foro de poesías)

El regocijo de nuestros recuerdos logró que de ahí en

más se generara un interesante diálogo. Eramos Laura y

Fernando intimando con la ayuda del ayer. Ya no me

pareció tan misterioso, una sonrisa dulce apareció en su 

rostro, rejuveneciendo las facciones. La conversación

fluída me hizo dejar de mirar la nada. El viento dejó

paso a la serenidad de la noche, una luna nueva destelló

un guiño. Perdí la noción del tiempo, lo mismo le pasó a

mi compañero, compartimos unos emparedados entre

confidencias y risas. De pronto sentí algo punzante en

medio del pecho, un dolor extraño se desplegaba en mis

entrañas. Ahogué un grito.

(Albin)

-Ay,dios, ¿qué me pasa?, ¡ya sé!, los sanguches...¿Será

posible que estos inútiles no puedan hacer nada bien?.

Y, ¿ahora qué hago?, no puedo pasar verguenza delante de

este veterano tan agradable. Menos mal que ese vidrio

roto deja correr el aire...-. "¿Me esperás?, tengo que

ir al tualét. Ya vuelvo", dijo Laura, y salió como un

vendaval buscando la puerta salvadora.

Fernando, ensayando una sonrisa la dejó pasar, "andá

tranquila, te espero", a la vez que barruntaba:-mmmh, yo

también necesito visitar el baño. ¿Qué le meten a los

sanguches estos turros?, ¿laxante?-.

Luego de unos minutos, se reencontraron, volviendo, en

el pasillo semioscuro. El vaivén del tren tornaba

complicado sus pasos, Fernando tuvo que sujetar el brazo

de la mujer, a punto de perder el equilibrio

(Paul Richard)

Lo mire y le di las gracias. De no haber sido por él

seguramente habría caído. En ese instante me sentí

segura en sus manos. No pude evitar sonrojarme. Tomámos

asiento nuevamente y dejamos los sanguches a un lado. De

golpe, me encontré perdida en su mirada. Él tan sólo me

sonrío y, me tomó de las manos. Ya no me importaba hacia

donde ibamos. Prefería que el viaje no terminará jamás.

Quería que él se quedará conmigo... Me preguntaba qué me

sucedía, sin encontrar respuestas.¿Sería, tal vez, que

me estaba enamorando?

(Catalina,blog otoño, y foro de poesías)

¡No, no puede ser!, ¡si no lo conozco!; yo no creo en el

amor a primera vista. Seguimos conversando . Después de

mi descompostura sentí un vacío enorme en el estómago,

su mano seguía aferrando la mía, cada vez con más

fuerza. Me asusté. Recordé los consejos de mi madre;

¡cuidado con los extraños!. Retiré la mano , crucé los

brazos e inclinándome hacia la ventana traté de dormir.

El frío, a través de la rotura,me cubrió de

incertidumbres, no podía dejar de pensar en la ironía de

este encuentro.

(Viviana, abanico de luces)

Cómo podría jugarme el destino esa carta cuando el

tiempo desdibuja en mi almanaque los sesenta y pico,

cuando una carta de desalojo me obliga a marcharme,

cuando mi única hija me reclama los bienes en vida tras

la reciente muerte de su padre, cuando la vida me

acorrala sin salud y sin salida? ¡Cómo se me ocurre

enamorarme! Pensé en todas y cada una de las mentiras

floreadas que acababa de contarle, que engarzaban a la

perfección con su existencia brillante, de viudo, bien

puesto, pudiente y elegante que viajaba cada tanto por

el sólo placer del viaje... Me atraganté con mi propia

historia que no me deja levantarme, pero esos ojos, esos

ojos tan amables me venden un sueño idealizado que

quisiera retener... pero ya es tarde.

(Marta, taller)

El frío y las ventanas siempre aclaran las ideas. Eso

pensó Laura,quien cargaba en su mochila con las

recomendaciones maternas, propias de un primer avance

hacia la aventura.Le pesaba también, la idea de que

todas las experiencias en su vida amorosa, por una u

otra razón se frustraban producto de preconceptos...que

es menor y no sabe donde está parado....que es muy

pronto para definir...que no existe el amor a primera

vista...que es mayor y no se puede

proyectar...que...que... Su psicoanalista le había

sugerido la idea del auto-boicot. Pero siempre se debe

argumentar en contra y resignarse al "aha" del

terapeuta....ahá que deja pensando. Y eso hizo,

pensar....porque las ventanillas y el aire fresco

aclaran las ideas lástima lo de la mano en la otra mano,

eso la confundía y mucho. La cuestión es que pasaban los

pueblos y las estaciones y el destino se acercaba, por

lo menos el que ella había anotado como primera parada

de su viaje inaugural.

(Viviana: Blog Abanico de luces y Foro Poesías)

Torrentes aún estaba lejos. Qué pueblito encantador con

sus amaneceres bellos de pájaros trinando celebrando el

día. Recordé la última vez que estuve con Antonio.

Recordé la promesa de que si un día la muerte se atrevía

a sorprendernos, nuestras cenizas debían seguir

corriendo por las corrientes cristalinas del arroyo. La

tibia mano de Fernando acarició mi hombro a la vez que

en dulce tono, su voz me arrancaba velozmente de ese

ensueño en que dos jóvenes mojaban sus pies descalsos

entre las piedras. - Te quedaste dormida! Ya falta

menos. Sonreí y le permití el abrazo. - ¿Qué te lleva

hacia Torrentes?- pregunté. - Una promesa- Contestó.

Temí reconocer esa casualidad en voz alta. - Y a ti? -

Recuerdos de un tiempo de juventud y felicidad. ¿Puedo

preguntar en qué consiste esa promesa? Inquirí

suavemente, y al momento me arrepentí, sospechando que

quizás otra mujer lo esperaba en ese pueblo. – Sí, claro.

Hace tiempo, un amigo de mi juventud compró unas tierras

allí y las puso a mi nombre, pero acordando siempre que

eran de su propiedad, y que cuando las necesitase,

volveríamos a realizar la documentación necesaria para

que definitivamente queden a su nombre. Recibí una carta

de su abogado hace unos días citándome en Torrentes para

hacer esos trámites, aunque mi amigo nunca me hizo una

llamada en los últimos treinta y seis años.

(albin)

Laura escuchaba, pero, su cuerpo registraba sensaciones

casi ajenas. Ese estremecimiento, como descargas

eléctricas. la devolvían a una época feliz y lejana.

Aunque, las dudas aún persistían:

catalina (otoño)

¿porqué no pensar una vez en mí?

Como si alguien me empujara lo miré a la cara. Ya quería

dejar que lo que comenzó indiferentemente, se

convirtiera en en una historia de amor. Apreté su mano,

y con la otra acaricié su cabeza. No me pesaban los

años, ni lo que él pensara de mí; quería, necesitaba, en

medio de mi torbellino sentir que mi corazón latía,

sentirme deseada y desear. Fernando leyó en mi mirada

una súplica, y sin pensarlo acercó sus labios a los

míos; un temblor extraño vistió mi cuerpo,

desaparecieron las dudas, y me entregué con toda ilusión

a lo que ése viaje sin destino, me tenía

preparado.

La tranquilizó la idea de que pronto llegaría a la

estación, bajaría, y éste episodio no dejaría de ser una

aventura en su recuerdo. Pero, ¿quería qué ésto sucediera?.

(Marta Mazzilli)

No.De ninguna manera.Hubiera seguido viajando hasta...ni

Laura sabía hasta cuando. Y en eso estaba en el preciso

momento en que el tren se detuvo y el guarda se acercó a

la puerta del vagón para informarles a ellos dos( porque

a esa altura del trayecto quedaron solos y no lo

notaron)que la locomotora había sufrido una avería, que

supieran disculpar, que podrían quedarse en sus asientos

pero no era recomendable por el traqueteo y movimiento

impredecible del cambio de máquina, reemplazo que se

llevaría a cabo a la brevedad....eso deseaba el personal

del ferrocarril "pero, dependemos de los talleres que

están a ciento cincuenta kilómetros y...sabemos que no

es el mejor paraje, pero,( otra vez "pero") al

producirse varios corto circuitos y un pricipio de

incendio, en fin, les recomendamos descender y esperar

el relevo al costado de las vías". Laura miró por la

ventanilla y se angustió ante la idea de la nada misma.

Fernando dijo gracias al informante y se paró,

obediente, dispuesto a bajar del portaequipajes el bolso

de ella y el propio.Calculó el tiempo que una noticia

tarda en llegar a ciento cincuenta kilómetros en la

Argentina y lo que demora su respuesta, le agregó dos

horas más dedicadas a la solución, se tocó el bolsillo

para tantear el atado de cigarrillos y constatar que

eran suficientes o si, a esa hora, empezaba el

racionamiento. Laura lo observaba desolada

Catalina Bas (blog otoño, y foro de poesía)

¡No es cierto!; ¿estamos solos?, ¿y el resto del pasaje?, ¡cuánto falta para

TORRENTES?, preguntas y mas preguntas. Lo miré con el

rostro transfigurado, Fernando me devolvió una gran

sonrisa y palabras que quisieron ser tranquilizadoras,

pero mi alarma fue en aumento al darme cuenta que

estábamos en un paraje sin nombre. Al bajar del tren mis

pasos crujieron, la noche cerrada no permitía ver más

allá. Altos árboles movían sus ramas gritando ante la

furia del viento. Recordé que en el bolso guardaba una

pequeña linterna, (¡cosas de vieja!), lo primero que

atiné a alumbrar fue el rostro de Fernando, ¡qué hermoso

era!; pero, ¿¡qué te pasa Laura!?, me llené de preguntas

y sensaciones. Recordé cual era el motivo de mi viaje,

arrojar las cenizas de Antonio en el arroyo, testigo de

nuestro amor juvenil, y sentí vergüenza, por no respetar

su memoria, por querer dar ése paso ansiado en años de

soledad. Quise salir corriendo, me adelanté, sin ver un

grueso tronco atravesado, y ¡caí!, otro episodio para el ridículo.....

(marta mazzilli)

Me ayudó a incorporarme, misteriosamente la linterna,

entre los yuyales, permaneció encendida...¿sería una

señal?. -Nada, nada, Fernando, no pasó nada...un

rasponcito nomás...qué verguenza, por Dios. Fernando

atenuó el bochorno con una salida gentil y con el

arranque veloz de recuperar el objeto a pilas. La apagó,

me la entregó y la guardé en el bolso de mano. El tren

simulaba una muralla entre la nada y el más allá, el

otro lado invisible. A lo lejos se percibían las sombras

de dos empleados del ferrocarril que, munidos de la

paciencia de Jo, se habían acomodado en un pescante y

charlaban cebándose mate. El viento fue cediendo y la

luna se desplegaba enorme y bella. Tambien nos sentamos

en el segundo escalón del coche que nos correspondía.

Fernando sacó una chalina de su maleta y envolvió mis

hombros en ella. Miré su rostro distendido y me relajé,

me sentí protegida. Cerré los ojos y, como si escuchara

la primera tonada que relataba la nana consabida, entré

en una zona de semivigilia. Él jugaba con un mechón de

mi cabello mientras, con la mano libre encendió el

primer cigarrillo de la espera. Yo me fui quedando

dormida, protegida...

La vida onírica de Laura nunca se había

caracterizado por ser apacible,y,en este contexto, el

aroma del cigarrillo llevó las ideas a la imagen del

fuego y el fuego al concepto : cenizas.

¡Horror!¡Las cenizas!

(Albin)

dije, incorporándome de súbito

"Las estoy tirando en un tarrito, ¿por?", respondió,

sorprendido mi compañero. Suponiendo que ya Fernando estaría evaluando seriamente mi cordura, me forzé a dormir un poco más, antes de explicarle el motivo de mi viaje.

(Viviana: Blog Abanico de luces)

Me despabilé con el sol acariciándome la cara y el

movimiento sensual de aquel vagón que guardaba nuestra

historia. No me enteré en qué momento se realizó el

cambio de máquina, ni cómo pasé del segundo escalón al

asiento. Pero era felíz nuevamente. Viendo sus ojos,

sintiendo sus manos, y esa sonrisa franca y transparente

que surgía como un oasis en el terreno yermo de mis

circunstancias. Al instante recordé aquel sueño. -Las

cenizas- pensé y me levanté presurosa haciendo que

Fernando derramara un poco del café que servía del termo.

(Catalina Bas (blog otoño, y foro de

poesías)

¡Las cenizas!, (volví a exclamar), Fernando me interrogó con la mirada suspicaz de quien teme reacciones intespestivas del acompañante. Seguramente ya estaría seguro de mi insanía.

¡Sí!, debía estar loca para aceptar éste juego de amoríos que me

deparaba el viaje. Hurgué en el bolso, la cajita no

estaba allí, miré el piso, solamente sobresalían manchas

de café. El tren comenzó su marcha con lento chirriar de

hierros oxidados. Levanté la ventanilla. Con la ayuda del largavista que suelo llevar para observar las formaciones de aves migratorias intenté una búsqueda infructuosa, atrás

quedaba la arboleda; una plantación de altos girasoles

se abría a mis ojos colmados de espanto. De pronto lo

ví, ¡era él!, Antonio, me extendía sus manos en las que

sostenía una caja, de la cuál brotaban chispas que se

diluían en el aire. ¡Me castiga!... Me abracé a Fernando

pidiéndole ayuda; no vio nada que llamara su atención.

Presa de horror comencé a correr por los pasillos,

Fernando logró alcanzarme, y su cachetada frenó mis

impulsos.................

Catalina Bas (blog otoño, y foro

de poesías)

Cuando su mano fuerte resonó en

mi mejilla, sentí el repiqueteo en lo más profundo de mi mente y corazón.

Comprendí que debía dejar definitivamente atrás mis angustias, y aceptar

el regalo que la vida me ofrecía. Mis lágrimas fueron la despedida a un

pasado que me trastornaba, impidiéndome ser yo, mujer. Una vez más debía

pedirle disculpas a Fernando, quien no dejaba de prodigarme cariño. Ya no

veía la figura de Antonio, se desintegró en la nada de la noche, una nube

viajera arrasó las alucinaciones, despojándome de dudas. Estaba dispuesta a vivir el amor que se me ofrecía. Sonidos, sabores, sensaciones, vibraciones

olvidadas, retornaban en ése viaje a Torrentes, al que ya no deseaba

llegar. Me acurruqué en los brazos de Fernando, rogando que su calidéz me

volviera a la vida

(Viviana: Blog Abanico de luces)

Sin embargo, veía a Antonio con mis ojos cerrados, sus morena piel, esos ojos verdes

asomando la ansiedad de aquel encuentro pasional, la delicada textura de

sus manos, y de pronto me absorvió el recuerdo de la humedad de sus besos,

tan profundos y excitantes que me estremecí al punto de casi caerme del

asiento. ¡Qué felices fuimos! durante esos veinticinco primeros años hasta

que... hasta que la enfermedad de sus huesos diera los primeros, macabros

signos de imposibilidad y dolor, tanto suyos como míos. Lo acompañé y

cuidé como a un tesoro, y es que en realidad lo había sido. A veces pienso

que él sufría más por ver mi devoción que por el deterioro progresivo de

su cuerpo en sí.

-Ahora no te podés dormir? Qué te pasa Laurita,

contame. Te miro y sólo siento el deseo de cuidarte. Se nota que has

sufrido, que hay cosas que no sé, pero intuyo no están bien...- ¡Qué

podría contestarle! Las inevitables lágrimas me ahorraron el trabajo de

elaborar una respuesta o alguna otra mentira, pero ¿para qué?. Ese ángel,

no las merecía.

(marta mazzilli):

Toda la vida fui torpe ( otra de las incógnitas que me

quedaron sin resolver en la terapia.....el psicoanalista

no lo consideraba trascendental en semejante nudo hecho

mujer)pero, en este viaje: casi no llego al baño, tuve

actitudes infantiles, choqué con mi compañero de

travesía...me caí...me sobresalté en una pesadilla.

Siempre fui torpe. Ahora me descubría: aturdida. Sentía

el alma , algo así como "desprolija". En horas, me fui

transformando de pacata a osada, de hermética a

coloquial y hasta confesa, de seudo fascinada (por no

reconocer al amor incipiente lo de seudo) en culposa

viuda sin principios ni pruritos. Sí. El espíritu

traqueteaba más que el tren y sólo la comprobación

visual de las cenizas calmaría mi ansiedad.

Estaban....estaban...en el bolsillo interior del bolso

gris, sí. En la cajita que Antonio me regaló con

bombones el día que hicimos el amor por primera vez. Sí,

era dulce Antonio.....(vamos Laura, encontrala que

Fernando se durmió.....vamos Laura, apurate). Ahí la

toco, ya, está, lo único que faltaba era que la hubiera

olvidado o perdido en el incidente ferroviario.

................................. Laura bajó el nivel de

adrenalina y se dejó caer en el asiento. Había que

cumplir el mandato, pero, el recuerdo de Antonio

irrumpió en ella con emociones excitantes, con la

particularidad de estimlar deseos que, hasta el viaje ,

había considerado muertos u olvidados. Antonio era

excitante ( y, por un rato podría pensar en él con

libertad....porque Fernando seguía durmiendo,tampoco era

justo seducir a alguien con la piel entibiada por los

recuerdos de otro hombre). Laura al borde. Laura con

treinta años menos. Laura, la complicada Laura

calculando el tiempo que tardaría el tren en llegar a

Torrentes. Laura decidida a aprovechar su memoria

sensitiva.

(marta mazzilli)

Fernando qué sería ¿ángel o demonio?....durante los últimos cinco minutos:

demonio-pecado-obstáculo-traición-destemplanza.....todo lo que hace que

una mujer flaquee. Antes de ese lapso : nueva oportunidad-enviado

protector-hombre.....sobre todo hombre.

Entró el guarda....lo miré con

terror, como temiendo que informara que ya llegábamos a Torrentes y, él

durmiendo. ¿Y Yo?,¿y yo qué haría con la angustia por lo que ya no estaba

y ese espacio vacío con deseos de ocupación?.

-¡No diga nada!, por favor.

Señor, se lo ruego....¡no diga nada!. El empleado se sorprendió por el

grito doliente....no lo esperaba y simultáneamente Fernando despertó. -No

se preocupe señora, no les vengo a anunciar ningún desperfecto ( laura

quería llorar....no hubiera estado mal lo del desperfecto ) . Los queremos

invitar al salón comedor en resarcimiento por la demora que

soportaron....eso, señora, eso.Los espera un almuerzo, el cocinero preparó lo

mejor que pudo...y se ve rico señora, señor...¿aceptan?.Laura fue cerrando

la boca de a poco mientras respiraba profundo. Fernando le sonrió con

dulzura y complicidad. -Algo bueno iba a pasar, ¿no Laura?. Ella asintió,

se miró en el espejo que devolvía la ventanilla, retocó su cabello y se

puso de pie. Fernando se acomodó la ropa, le avisó que iría al baño a

lavarse la cara ....que se adelantara junto al ferroviario. Estuvo tentada

de preguntar por los kilómetros faltantes...pero no lo hizo, si los

invitaban a comer, aún había tiempo.

(Catalina Bas (blog otoño, y foro de

poesías)

Entró al comedor.

Sentía en su cuerpo la fragilidad de tantas emociones.

Se sentó a una coqueta mesa preparada con seguridad a

pedido de Fernando. Un blanco mantel, flores

improvisadas de papel colorido, y dos copas relucientes

a la espera del brindis. ¡Tengo qué tomar una decisión!,

no puedo arriesgarme a continuar con ésta aventura;

pasaron muchos años desde que Antonio partió, los

fracasos, sinsabores familiares, me convirtieron en una

mujer opacada, que seguía viviendo por designio de Dios;

y de pronto aparece Fernando, quién me devuelve los años

rozagantes del amor, de los sueños.´La lucha interior

sigue atormentándome, una parte de mi ser

grita,*aferrate a él*, luego las nubes de mis dudas

aparecen ansiosas gritándome, *basta Laura, no te

expongas a un sufrimiento mayor".

El ulular del tren me

distrae de los pensamientos, estamos llegando a

Torrentes. Giro la cabeza, me intranquilizo al no ver a

Fernando. El guarda anuncia que en pocos minutos

llegaremos a destino. ¡Comprendí!, Fernando había huido.

Una persona equilibrada como él, con buen pasar..¿qué

tenía qué ver con una mujer agobiada por los años y

conflictos?.... Ya no pude pensar, tomé mi bolso, me

llevé la flor como recuerdo, y me dirigí a la salida.

Con paso trémulo bajé los escalones, la mirada fija en

mis pies cansados. Un fuerte sol abrazó mi soledad,

caminé por el andén sin gente, sola, como siempre. Con el

manto de mi distracción volví a tropezar, cerré los ojos

al tiempo que un cuerpo cobijaba mi desamparo...

 

El tren siguió su marcha, mientras en el pequeño pueblo, renacía

la esperanza de dos seres que se encontraron en la ruta

que el destino de un viaje, les tenía asignado.

 

 

 

 

NOSOTROS


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
26/08/08 | 07:57: marta mazzilli dice:
Albín...dale una mano a Alan, que lo tenemos corriendo en ese mundo-Orwell ...y pongámosle el broche al jolgorio del padre Francisco....así empezamos con otro ¡y con muuuuchaaaa gente escribiendo!. Cariños, Marta
familiachiaravieyra@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
20/11 | 03:02 DADA Colectivo
16/11 | 17:30 DADA intervenido
16/11 | 17:21 Introducción DADA
13/11 | 02:45 refranes intervenidos
08/11 | 22:43 Resumen Automático
04/11 | 02:21 Escritura automática


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Designio 66 Escuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2014- www.escribirte.com.ar | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS