Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 23 de julio de 2014
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TEXTOS COLECTIVOS
Albin El Compilador
Luis Guillón - Argentina
Este nuevo espacio quiero dedicarlo a la coproducción literaria. Quien se sienta tentado a participar en alguna de las propuestas, será bienvenido. En el blog "deambulador nocturno" ya lo intentamos y salió bien. Además, descubrí que para escribir continuando lo que otro plasmó, se abren inusuales canales de creatividad y expresión. Así que los/las invito a mezclar nuestras musas, y dejar fluir la imaginación colectiva.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Julio 2010
hechicería V
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

20/02/14 | 14:05: Carlos Cebrián González dice:
Me complace informarle que acabo de publicar mi libro decimocuarto titulado \\\"Historia y Evolución de las Empresas Centenarias de España\\\".autor: Carlos Cebrián González. Editado por: LULU. Esta obra, de 286 páginas, de la que he hecho dos ediciones (una en blanco y negro y otra a todo color), es un testimonio literario de la historia y esfuerzos, del acierto y tesón de 25 empresas centenarias españolas, muchas de ellas con proyección mundial, , que sorteando toda serie de dificultades, han logrado, llevar su negocio al puerto del éxito. Si les resulta factible hacer alguna reseña, de esta modesta obra, en el medio de su dirección, le agradecería me lo notificasen a mi email: por lo que les estaría muy agradecido SINOPSIS DEL LIBRO \\\"HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE LAS EMPRESAS CENTENARIAS DE ESPAÑA\\\" AUTOR:CARLOS CEBRIÁN GONZÁLEZ Cada año en el mundo se crean y destruyen miles, millones de empresas. Pero lo sorprendente y digno de elogio es que haya alguna industria, comercio o grupo empresarial que logre sobrevivir durante más de cien años. La pregunta que Uds. y yo nos hacemos es…¿Cómo han podido resistir los vaivenes de una economía nacional o internacional, guerras, crisis, y seguir adelante? La respuesta es compleja. Resulta muy difícil tomar el impulso de salida y colocar la primera piedra de tu negocio, pero mucho más es renovarte, no quedarte atrás en la evolución de tu actividad y ganar cada día más nichos de mercado, llegando con nuestros productos o servicios de gran calidad a muchos millones de consumidores. Para conocer los secretos de su éxito y de su floreciente longevidad he analizado en profundidad la historia y evolución de 25 empresas centenarias, muchas de ellas de gran proyección mundial. Me he quedado gratamente sorprendido. Espero y deseo que a ustedes, al leer este libro “Historia y evolución de las empresas centenarias de España”, les suceda lo mismo\\\" SI DESEAN CONOCER ALGO MÁS SOBRE ESTE LIBRO, EN SU VERSIÓN DE BLANCO Y NEGRO HAGA CLICK EN ESTA DIRECCIÓN: www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365094.HTML si desea conocer algo más sobre este libro en su versión a todo color haga click en esta dirección: www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365120.HTML Nota del autor. Entre estas empresas que saco en mi libro, destacan: Nestlé, González Byass. Osborne, Alvear, Conservas Albo, Bodegas Miguel Torres, Grupo Caballero, Galletas Gullón, Café Gijón, FREIXENET, Chocolates Valor, Bodegas Lustau, Bodegas Marqués de Murrieta, Mermeladas Helios, Tortas Inés Rosales etc.
08/06/13 | 08:35: Varlos Cebrián González dice:
Estimados amigos y seguidores de este apasionante blog: Me complace indicaros que acabo de publicar mi decimotercer libro titulado \"Te Robé tu identidad\". AUTOR: Carlos Cebrián González. Es una novela negra, policiaca con una cadena de crímenes para investigar, esotérico-vudú, una dosis de sexo y los ingredientes para pasar un buen rato leyéndola. Por tan solo 2,68 euros, pueden descargarse los seguidores de este blog, mi libro \"TE ROBÉ TU IDENTIDAD\", que podrán leer en: KINDLE, O EN APLICACIONES PARA KINDLE PARA: IPAD, IPHONE,PHONE O ANDROID. Dirección para \"Te robé tu identidad: www.amazon.es/gp/feature.html/ref=dig_arl_box?ie=UTF8&docId=1000576363 Te robé tu identidad: www.amazon.es/dp/B00CQT4PBS/ SINOPSIS DE “TE ROBÉ TU IDENTIDAD” \"Marta Bernad, de 35 años, es una mujer maltratada. Sufre en silencio y con resignación, durante años en Zaragoza, su vida conyugal sin alicientes y plena de estrecheces económicas. Un día decide romper con su matrimonio y un intento de violación que sufre, le lleva a convertirse en una mujer despiadada y a cometer una serie de crímenes y maldades. Pactará con Satanás, recurrirá al vudú para librarse de quien obstaculice sus proyectos de alcanzar la riqueza y el poder, que ambiciona. Se convierte casi sin darse cuenta en un “Ángel de la Muerte”. Decide irse a Madrid a reunirse con su hermana gemela homocigótica. Anabel, una abogada de gran prestigio, socia de un importante bufete, que goza de una excelente situación económica, casada con Eduardo, viejo y famoso arquitecto con proyección internacional. Marta odia a Anabel, pero decide pedirle ayuda para poder convertir en realidad sus ambiciosos proyectos. Un absurdo cambio de roles, desencadenará una serie de acontecimientos trágicos de sangre y muerte. “Te robé tu identidad” es una novela perteneciente al género negro, policiaco, llena de suspense, misterio, esoterismo, sexo, amor. Una cadena de crímenes nos mantendrá en vilo hasta que, gracias a las investigaciones de dos policías, se llega a un final sorprendente e inesperado\"
23/05/10 | 23:20: marticosen dice:
Pero ella había crecido y estudiado en este país occidental, capitalista, cuya sociedad no admitía cuanto tuviera que ver con asuntos sobrenaturales. Aunque Jazmín podía discernir dónde buscar la verdad, también se veía influenciada por el grupo social al que pertenecía a raíz de su formación; sus compañeros no consideraban respetables ni acordes al pensamiento actual, los temas de alta magia.
Vínculos
revista de artes
escritura interactiva
escritores del Sur
autogestión
Arlane`s blog
Guía de Buenos Aires (una ficción) Guía de Buenos Aires (una ficción)


Buenos Aires es nao y misterio. Una damisela nacida entre el viento y la garúa. La ciudad ... Ampliar

Comprar$ 90.00

Entrá a Radio La Quebrada

TEXTOS COLECTIVOS


Fomentar la escritura grupal, con el objetivo de investigar nuevas formas de construir el texto, partiendo de fragmentos seleccionados pertenecientes a otros autores.



Photobucket




lavaca.org


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Género Policial



Una breve reseña sobre este tipo de literatura:

REVISTA Ñ: (suplemento literario de CLARÍN)

 

Los nuevos disparos del policial argentino

Clásicos reeditados, autores y colecciones nuevos, premios internacionales y adaptaciones al cine confirman la popularidad de este género narrativo.

Por:  Vicente Muleiro

 

No es una explosión, tampoco son unos pocos tiros desperdigados al aire. La del policial argentino es una balacera persistente. En los últimos días han aparecido dos colecciones: Negro Absoluto, que se lanzó con cuatro novelas de autores de una nueva horneada; y Larga Duración, de editorial Tantalia, que reeditó un clásico, El agua en los pulmones, de Juan Martini y lanzó ¿Quién mató a la cantante de jazz?, de la novísima Tatiana Goransky. Desde Córdoba, Ediciones del Copista avanza con su Serie Policial bautizada en 2006, inaugurada con autores como Carlos Dámaso Martínez y Fernando López, entre otros. En 2009 Mondadori lanzará otra colección en simultáneo con España, que será dirigida por Rodrigo Fresán.

Hay más disparos: el género se ha alzado con algunos de los buenos premios literarios de los últimos tiempos: Pablo De Santis se cargó la bolsa de dólares de la primera edición del Planeta-Casa de América con El enigma de París; Orlando Van Bredam con el Emecé de 2007 por Teoría del desamparo, así como Guillermo Martínez ya había conquistado el Planeta local en 2003 con Crímenes imperceptibles, trasvasada al cine como Los crímenes de Oxford. Al cine también irán otras novelas con olor a pólvora como Tuya de Claudia Piñeiro –persistente entre los recientes best sellers–, Delincuente argentino y La aguja en el pajar de Ernesto Mallo.

Mondadori se cuenta entre los sellos que han presentado un nuevo autor, E. L. Yeyati, –un economista argentino que vive en Nueva York– con su novela Gallo, que se vale del género para cruzar las desventuras de un investigador con la desaparición de una adolescente.
Si el delito tensa la trama, los climas exhiben la sangría de los vínculos humanos y la disgregación de la subjetividad. Random House Mondadori, exhibe como logro los cien mil ejemplares de la serie Mujeres asesinas, con el soporte del éxito televisivo, claro, más la reedición de novelas de Juan Sasturain (Arena en los zapatos) y los infrecuente 3.500 ejemplares de la antología In fraganti. Del mismo autor se viene Pagaría por no verte donde la traza tanguera del detective Echenique se medirá con las borrascas de la corrupción política.
Para el director editorial Pablo Avelluto el policial ofrece una ecuación virtuosa: "Permite la fusión de dos categorías que en general son percibidas como confrontación: el entretenimiento y la alta literatura".

El gerente editorial de Planeta, Ignacio Iraola, desenfunda: "El policial tiene una fuerte tradición de lectura en la Argentina, aún desde antes que Borges y Bioy impulsaran el género entre nosotros con la colección El Séptimo Círculo".

Planeta, a través de su sello Emecé, se ocupó de resucitar aquel empeño borgeano con reediciones de obras de Silvina Ocampo, Manuel Peyrou y Enrique Amorim. Más acá, posaron sobre las librerías títulos de Vicente Battista, Angélica Gorodischer y Eduardo Mignona, mientras "Los mejores cuentos policiales", con selección y prólogo de Borges y Bioy Casares, insiste en la reedición. Ahora las apuestas se dirigen al escritor Ernesto Mallo y al marplatense Carlos Balmaceda. Según Iraola el sueco Henning Mankell (La pista falsa, La leona blanca) está traccionando la lectura del policial.

Ernesto Mallo adscribe a una escalada del género con referentes planetarios: "Mankell y Juan Ramón Biedma en Europa, Lee Child y John Sandford en Estados Unidos". También explica su opción por la variante local de la novela negra: "Siempre viví bajo estados policiales o gobiernos corruptos o la combinación de ambos; la criminalidad atraviesa todos los estratos sociales, el flujo de material es incesante. Una sociedad también puede definirse por el tipo de crímenes que se cometen".

Con el sello Alfaguara, Claudia Piñeiro reapareció en la lista de los más vendidos con Tuya, que está en etapa de preproducción para ser la película que dirigirá Alejandro Doria. "El lector siente que todo lo que pasa en un policial podría haber sucedido –dice ella– y apenas un escritor mira hacia el mundo social se topa con diversas vertientes de la criminalidad".
Además de difusor del género y autor, Juan Sasturain es el alma mater de la colección Negro Absoluto. Explica el criterio: "Nos propusimos trabajar sobre textos nuevos, se contactó a los autores y se los invitó a trabajar a partir de determinadas pautas: que se ambientara en Buenos Aires, que fueran novelas de crímenes y que tuvieran un personaje central".
El resultado consta en cuatro títulos: Los indeseables (Osvaldo Aguirre); Santería (Leonardo Oyola); El doble Berni (escrita a dúo por Elvio Gandolfo y Gabriel Sosa) y El síndrome de Rasputín (Ricardo Romero). Uno de los sugestivos ámbitos que frecuenta el género, el del jazz, revive en clave porteña a partir de Tatiana Goransky, la joven autora de ¿Quién mató a la cantante de jazz?. Su editora, Florencia Abbate, señala que es clave "el clima sórdido de la ciudad. Son relatos que se proponen mostrar la contracara de la imagen políticamente correcta de la sociedad. El policial sigue convocando porque, como en las buenas películas del género, suele dejar un sabor agradable que uno quiere repetir".

La emboscada de seducción que estos escritores duros le tienden al lector no deja de ser una onda expansiva de aquellas otras que en la Argentina se urdieron apenas el policial asomó cuando promediaba el siglo XIX. En 1877 el jurisconsulto Luis Varela publicaba las dos primeras narraciones que cruzaban infidelidad y crimen. En 1884 ya estaba traducido Edgar Allan Poe, ese mismo año Paul Groussac mandaba sus primeros tiros de papel. Otros rastros de sangre se encontraron entre los originales de narradores que publicaron a principios del siglo XX, Horacio Quiroga entre ellos. Hasta que, hacia la década de 1930, las ediciones populares repartieron millares de historias intrigantes en las revistas semanales y mensuales y en otras entregas de formato para el kiosco. El prestigio crecería con la difusión que emprendió Borges. Otro salto se produciría en los años 70, con la obviedad de "género menor" convenientemente sepultada y la discusión sobre sus líneas posibles (novela de intriga o suspenso, novela problema, thriller de acción, novela negra o dura) francamente abierta para que cada uno se sirviera a gusto. Escritores con patente (Walsh, Bosco, Pla, Soriano, Martini, Giardinelli, entre otros), bebían y beben en su normativa, para transgredirla a su modo.

En los textos que se pueden leer hoy la narrativa policial es un género transaccional que puede pactar con la novela social, psicológica, fantástica o puramente intelectual. El realismo pleno y plano es un alimento al que no suele acudir, aunque las tramas no dejen de tributar a claras referencias de la vida social y política. En un estudio imprescindible de 1999, lo había escrito el crítico Jorge B. Rivera: "La denostada narrativa policial pasa a convertirse en un auténtico campo de reflexión sobre el hombre, la literatura y lo sociedad; reflexión muchas veces más inquietante y reveladora que la posibilitada por las ampulosas construcciones de la literatura seria".

INFORME: MARIA LUJAN PICABEA

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

23 de mayo de 2008 – tallerliterariorg.blogspot.com (de “LA NAVE FUE Y VOLVIÓ”)

0

Clase 3 "POLICIAL" - Por C.Pablo Lorenzo

En esta última clase nos abocaremos a la parte creativa de los textos.

Las nuevas corrientes del policial tienen muchas variantes y sólo mencionaremos que en la narrativa actual el género policial se fusionó con diferentes corrientes, haciendo que la estructura original se enriquezca y pierda rigidez haciendo difícil un encasillamiento. Vemos que “Blade Runner” más conocida por la versión cinematográfica es un policial ambientado en el futuro; “El nombre de la Rosa” de Umberto Eco se remite al medioevo, y así sucesivamente. Se pierde el sentido de la estructura sin perder valor literario, existen grandes obras como “La trilogía de Nueva York” de Paul Auster o “2666” de Roberto Bolaño. También se puede encontrar gran cantidad de hijos de la literatura policial que se han transformado en géneros propios como el suspenso, la novela de espías, etc. dueños de estructuras y elementos predominantes que la enmarcan en uno u otro estilo.

El éxito o no de una novela lo pueden convertir en Bests Sellers, un nuevo término en la actualidad es el de Long Seller que hace referencia a la cantidad de tiempo que se mantiene en el tiempo, o que se transforme en clásico, un Long Seller sería “El Quijote”. Primordialmente la industria editorial busca productos que sean afines a la comercialización, la tendencia del policial actual tiene como principal elemento al asesino serial.

La televisión a contribuido a mostrar algunos personajes estereotipados de detectives como Columbo, Sturky y Hutch, Kojack, Monk, Dexter, etc… el formato es el mejor para seriar debido a que se pueden repetir recetas. Se toma un personaje que tiene características distinguibles con tres o cuatro parámetros (fisonomía, inteligencia, humor, etc) y se lo va colocando en diferentes situaciones. Es una manera fácil y cómoda de construcción, una vez que se tiene el mecanismo el resto es repetición.

 

ACTIVIDAD PARA PRESENTAR (ultima)

Sabiendo cuales son las estructuras clásicas del género, tanto del policial de enigma como el negro, se deberá construir un texto que este ambientado en el lugar donde usted vive, con las características y el enfoque que usted le quiera dar. Podrá actuar libremente sobre la parte esquemática y argumental para construirlo, con los límites, formato y extensión que usted considere necesaria.

 

CONSEJOS GENERALES PARA LA ELABORACIÓN DE TEXTOS

Hay normas de las cuales no se puede prescindir salvo que intencionalmente se quiera transgredir, en tal cosa es conveniente conocer las reglas para poder hacerlo con conocimiento de lo que se hace.

- Evitar lo obvio.
- Tener coherencia y cohesión en los textos.
- Prestar atención en el tiempo verbal que se está utilizando.
- En los diálogos (entre dos personas) no es necesario colocar dijo, dije.
- Los verbos copulativos ser y estar pueden obviarse algunas veces.
- Evitar la adjetivación innecesaria. (Ej. cielo plomizo)
- Presentar una historia que a usted le gustaría leer.
- No siempre se puede ser original.
- Prestar atención a los signos de puntuación.
- Dejar que el texto toma vida propia.
- Evitar repetición de palabras.

Los problemas más comunes a la hora de escribir como “no tengo tiempo”, “no puedo avanzar”, “no me gusta”, etc. no siempre pueden evitarse, sin embargo el tener un horario determinado para escribir, un lugar especifico, y la concentración para dedicar ese tiempo con exclusividad a la labor, pueden ayudar a subsanar esos inconvenientes.

Las ideas las tomamos de nuestra experiencia, así como los personajes que son creados en base a parámetros que entran en el campo de nuestro conocimiento, por lo que podemos crear una personalidad determinada magnificando u oponiendo las características de individuos conocidos. Si la idea le es esquiva deje un espacio de tiempo y vuelva al tema después, sino le gusta lo que ha escrito siempre puede volver a empezar pero evite ser demasiado autocrítico porque nadie es perfecto.

Escribir es un trabajo, si le es placentero y deja de serlo, usted es un escritor.

C. Pablo Lorenzo
Escritor
Coordinador Literario Municipal

 

QUÉ ES EL GÉNERO POLICIAL?

Como toda corriente literaria el género policial tiene características comunes que hacen posible un encuadre dentro del mismo, por lo cual se hace necesario un elemento en común en todos ellos: un crimen. El policial nació en las grandes ciudades como elemento para exorcizar el demonio del delincuente sin rostro que se oculta en la masa, se hace efectivo al encontrar un método analítico deductivo, veremos que eso se va a modificar con el policial negro, para resolver el crimen creciente.

Dentro de un encuadre histórico nos encontramos en los años posteriores a la revolución industrial, la producción y el nacimiento de la literatura masiva, los diarios son los primeros en publicar y dar a conocer este tipo de relatos que se ofrecían por entregas.

El antecedente más lejano aparece en el siglo XVIII en China con un relato traducido por Robert Van Gulik como “Tres casos criminales resueltos por el Juez Ti” y que al parecer fue introducido en el siglo XIX a Europa debido el interés por lo exótico. Si se quiere ahondar en lo histórico se puede leer a Fereydoun Hoveyda y su “Historia de la Novela Policíaca” donde se ocupa de todas las variantes que se agrupan bajo la denominación de novela policíaca: la novela de aventuras y la novela-problema, los relatos "negros" y de "suspense", las narraciones protagonizadas por detectives, policías profesionales, criminales o espías. Las familiares figuras de Sherlock Holmes, Rouletabille, Nick Carter, Fantomas, Arsenio Lupin, el inspector Maigret, Hèrcule Poirot, el Santo y James Bond se dan cita en esta historia, que termina con un intento de explicación sociológica del enorme éxito logrado en nuestro siglo por el género policíaco.

Algunos al policial lo han considerado un subgénero o un género menor, pero la calidad literaria de escritores de la talla de Edgar Allan Poe de quién se le adjudica ser uno de los padre del género, son valorados por la mayoría de los lectores y críticos, por lo que la consideración de buena o mala literatura es una mera expresión subjetiva.

CLASES DE POLICIALES

Existe una división entre policial de misterio, (denominado también, de enigma o novela problema) y el género negro, (llamado además, serie negra, policial negro, o novela negra). Si bien existen similitudes el primero no se dedica a ahondar en lo social sino que el método de descubrimiento es lo que prevalece, mientras que en la novela negra la crítica social es el fin.

Policial de enigma: Estructuralmente existen algunas fórmulas cómo:

-Recinto Cerrado se sitúa la escena del crimen en un lugar cerrado como ejemplo “Los crímenes de la Rue Morgue”, Edgar Allan Poe, propone un misterio de un homicidio con la puerta cerrada desde adentro, y utiliza el método analítico para resolverlo. Una parodia utilizada por el humorista español Gonzalo Suárez en “La víctima en la alfombra” se relata: “La encontraron muerta encima de la alfombra. La habitación estaba cerrada con llave y ella no llevaba puesto ningún vestido. Su cuerpo había sido brutalmente destrozado…” la trama continua en ascenso y tensión hasta que se revela que la muerta es una mosca.
- La Novela Problema requiere de un juego que se propone al lector en donde se le dan más o menos los mismos datos que posee el investigador para luego sorprenderlos con una inusitada pero lógica deducción. Su tiempo de gloria fue en la época de entre guerras y su decadencia se estima en la década de 1930, no obstante cultores del género mantienen el interés hasta nuestros días gracias a escritores ingleses como Agatha Cristie. La decadencia se va dando en la eliminación de elementos desagradables para concentrarse en el armado mismo de las piezas, buscando una intención meramente intelectual y lúdica modelo que tomará Borges en “Seis Problemas Para Isidro Parodi” donde un preso resuelve los casos que le son llevado por su capacidad de deducir elementos que los demás no ven o descartan, todo ello sin meterse en la escena y desde la carcel. George Simenon intentara tomar los valores de la novela negra (tema de la próxima clase) pero sin abandonar la estructura de la novela problema al introducir elementos del mundo real con su Inspector Magrite.
- El detective analítico, el padre de todos ellos es C. Auguste Dupin aparecido en la ya mencionada “Los crímenes de la Rue Morgue” de Poe, pero no es el más famoso, el modelo que se toma es el de Sherlock Holmes del novelista Sir Arthur Conan Doyle, aparece en toda su magnificencia en “Estudio en escarlata” donde se toma la licencia de criticar a Dupin. Cada uno de los detectives de ésta corriente deben poseer una capacidad intelectual superior al promedio para poder exhibir sus dotes ante el lector y ser llamados para resolver misterios vedados para el resto.

ESCUELAS DEL POLICAL DE ENIGMA

-Escuela Anglosajona: (Más proclive al cuento, ninguno de los personajes son policías, incluso desconfían de ellos)
-Poe (1809-1849) - C. Auguste Dupin primer detective analítico.
-Conan Doyle (1859-1930)Sherlock Holmes relatado por Watson que lo humaniza.
-Chesterton (1874-1936)Padre Brown, cierto tono didáctico. (ver adjunto)
-Agatha Christie (1891-1976) – Hércules Poirot, burgues cerebral. Perfección.
-Escuela Francesa: (Tendiente a la novela, pueden ser policías)
-Gaboriau (1832-1873)Lecoq, Inspector que oculta su profesión por impopular.
-Maurice Leblanc (1864-1941) – Arsenio Lupin, maestro del disfraz, rompe lo analítico introduciendo la magia, una especie de Robin Hood de guante blanco.
-Gaston Leroux (1868-1927)Rouletabille, personaje ambiguamente moral.
-Simenon (1903-1989) - Inspector Magrite, intenta a develar las motivaciones de los malos.

Coloco intencionalmente a los personajes a la par de sus autores, ya que algunos de ellos han trascendido a su autor de tal manera que les era imposible matarlos por que los lectores, por ende los editores exigían revivirlo. Conan Doyle después de despeñar a su personaje a una muerte inevitable tuvo que revivir a Holmes logrando que este se salve de una forma poco creíble. Maurice Leblanc decía: “Me sigue a todas partes; más que una sombra mía, he acabado por convertirme yo en una sombra suya” con respecto a su personaje Arsenio Lupin. Los esquemas rígidos y repetidos evidentemente producen cierta crisis en el escritor al no poder despegarse su creación.

Un párrafo aparte es el Inspector Fracoise Vidocq (1772-1857), donde la vida aventurera se mezcla con la realidad llevando su vida a acercarse a la ficción, reo reconvertido lleva a la policía francesa a nuevos métodos analíticos deductivos, sus memorias tuvieron influencia en la literatura policial. Introduce a delincuentes y métodos del hampa para resolver el problema del delito.

Cómo hemos dicho el policial nació con una intención (consciente o inconsciente) de detener el crimen creciente, Vidocq es el claro ejemplo donde la literatura no es ajena al momento social que se vive.

 

ACTIVIDADES

Leer “Los crímenes de la Rue Morgue” de Edgar Allan Poe, o cualquier texto elegido por usted de cualquiera de los autores mencionados que pertenezcan al Policial de Enigma y resolver en siguiente cuestionario:

1 - Analice la personalidad del investigador o detective.

2 - ¿Qué espacio ocupan las emociones en el personaje principal?

3 - ¿Considera usted que es un personaje modelo del género? ¿Por qué?

4 – Haga un breve resumen del texto elegido.

5 – Construya un relato no menor a una (1) hoja ni mayor de diez (10) hojas donde se respeten los parámetros del policial de enigma.

 






REVISTA Ñ de Clarín

 

CARLOS GAMERRO.
Suele admitirse que la literatura policial tiene dos vertientes: una, la clásica o inglesa; la otra, la policial norteamericana, también llamada novela negra. La literatura argentina ha cultivado ambas: la analítica o intelectual, con Borges, Bioy Casares, el Rodolfo Walsh de Variaciones en rojo y otros, mientras que la novela negra ha sido practicada por el Walsh de Operación masacre, por Osvaldo Soriano, Ricardo Piglia, Juan Martini, Juan Sasturain, José Pablo Feinmann y muchos más. Desde los años 70 hasta los 80 al menos se tendió a valorar a la segunda sobre la primera, como más adecuada a nuestra realidad, por su capacidad de incluir la temática social, de dar cuenta de la motivación económica del crimen, etc. A partir de los 90, sin embargo, la policial clásica ha experimentado en nuestras letras un notable resurgimiento, mientras que la negra pierde terreno y hoy se la percibe como tanto o más artificiosa que la primera.

Se ha sugerido que uno de los problemas es la ausencia de detectives privados en la Argentina. El diagnóstico, aunque apunta en la dirección correcta, es inexacto. Detectives privados hay, lo que no hay son detectives privados íntegros y honestos, desvinculados, y menos aún opuestos al poder político y policial, a la manera del Marlowe de Raymond Chandler. Un Marlowe, para nuestra realidad, es tan exótico o imposible como un Sherlock Holmes o una Miss Marple; y si fuera posible terminaría flotando boca abajo en el Riachuelo a la mitad del primer capítulo. Escuchemos por un momento —verdaderamente escuchemos— las palabras de Chandler: "Por estas calles viles debe ir un hombre que no sea en sí mismo vil, un hombre sin miedo ni mancha. El detective de esta clase de historias debe ser un hombre tal. El es el héroe, lo es todo... Debe ser, para usar una frase gastada, un hombre de honor... Debe ser el mejor hombre de su mundo y suficientemente bueno para cualquier otro mundo. Si hubiera suficientes hombres como él, el mundo sería un lugar muy seguro para vivir..." (
El simple arte de matar). El modelo chandleriano de novela negra pudo —quizás— resultar válido en la Argentina de los 70; en la Argentina actual se ha vuelto increíble y obsoleto.

Así, por lo menos, nos presenta Juan Sasturain a su detective Etchenique de
Manual de perdedores I (1985): su existencia se hace posible sólo a trueque de aceptar su entidad puramente literaria: "Pero eso no existe, veterano. Es un invento yanqui, pura literatura, cine y series de TV... ¿O se cree que tipos como Marlowe o Lew Archer o Sam Spade existieron alguna vez? ¿Qué le pasó? ¿Se rayó como don Quijote y creyó que en la realidad podía vivir lo que leyó en los libros?" Otra comprobación de la imposibilidad de concebir un detective privado de novela negra en las calles de la Buenos Aires actual la da la novela Quinteto de Buenos Aires (1997) de Manuel Vázquez Montalbán. Pepe Carvalho, protagonista de las incomparables Los mares del sur y La soledad del manager, ese detective catalán tan cómodamente instalado en la realidad de su patria que hasta libro de recetas tiene, al llegar a las calles de Buenos Aires e intentar investigar los crímenes de la dictadura se vuelve un pelele amorfo y la novela no sólo es la peor de la serie Carvalho; ni siquiera merece el título de tal. Esto se debe en parte a que fue concebida como el guión de una serie que no pudo ser; pero esta explicación, con ser verdadera, tiene el defecto de ser poco interesante. Mejor es pensar que la realidad argentina actual, y la investigación sobre los crímenes de la dictadura en particular, anulan y aplastan a ese detective privado como anularían a los mejores de la tradición. Si El tercer cuerpo (1990), de Martín Caparrós, logró con parecida receta un resultado mejor, fue en parte porque entre los ingredientes se obvió al detective profesional; pero su novela muestra a lo que queda del género en franca disolución: la cosa no da para más.


Héroes y villanos

Pero quizás, mejor que despotricar contra la tradición norteamericana, sería recuperar la nuestra. Si la concepción calvinista del lugar central de la ley y la ética es el centro de la policial negra, es en parte porque la policial norteamericana —sobre todo en el cine— deriva del western, donde el sheriff es "el bueno" y los criminales son "los malos". En cambio en nuestro equivalente —la gauchesca— la sociedad es una arcadia pastoril hasta que aparecen el juez de paz y la policía. Nuestros héroes son el gaucho renegado Martín Fierro, Juan Moreira, Hormiga Negra, Bairoletto, Facón Grande y —paradigmáticamente— el sargento Cruz, que se pasa de bando y lucha junto al desertor y contra sus propios hombres. Borges, a quien se ha cuestionado por defender la policial clásica contra la norteamericana, tenía sin embargo las cosas más claras que muchos de sus detractores, y todo autor argentino de novelas policiales haría bien en copiar estas palabras y colgarlas bien a la vista sobre su mesa de trabajo: "El argentino hallaría su símbolo en el gaucho y no en el militar, porque el valor cifrado en aquél por las tradiciones orales no está al servicio de una causa y es puro. El gaucho y el compadre son imaginados como rebeldes; el argentino, a diferencia de los americanos del Norte y de casi todos los europeos, no se identifica con el Estado... Los films elaborados en Hollywood repetidamente proponen a la admiración el caso de un hombre (generalmente, un periodista) que busca la amistad de un criminal para entregarlo luego a la policía; el argentino, para quien la amistad es una pasión y la policía es una maffia, siente que ese 'héroe' es un incomprensible canalla" (
Nuestro pobre individualismo).

En esto, el espíritu de la gauchesca sigue estando mucho más cerca de nuestra realidad que el de la policial negra norteamericana. ¿Por qué, entonces, las series y algunas novelas siguen pegadas al modelo norteamericano? ¿Habrá que darle por una vez la razón a los nacionalistas, y comenzar a despotricar contra la sumisión a los modelos foráneos? Esta puede ser una explicación verdadera, pero sólo en parte. Todos sabemos que la policía es quien comete los crímenes, y sin embargo llamamos a la policía cuando nos roban o nos asaltan. Esta paradoja puede en parte deberse a una comprensible razón psicológica: no tenemos a quién más recurrir. (Esto, por supuesto, de las clases medias para arriba. Para las clases populares, para los indigentes sobre todo, la policía es, sin más, el enemigo.) El imperio de este doble pensamiento digno de Orwell tuvo en 2004 una corroboración inesperada, al enterarnos de que la acusación a los policías bonaerenses por el atentado terrorista de la AMIA fue fraguada por la justicia y el gobierno nacional. ¿Por qué el Estado eligió acusar a sus propias fuerzas policiales? Muy simple: porque sabía que la mayoría de la población cree que la policía es una organización criminal capaz de cualquier cosa por dinero. Cada vez que se comete un crimen importante —un buen ejemplo se da en los asesinatos en pueblos pequeños— la primera sospechosa, la sospechosa natural es la policía, y contra ella —aun antes de los primeros indicios, by default— se organizan las marchas populares. Y a la vez, si aumenta la inseguridad reclamamos mano dura y mayor poder para la policía, y menos controles a su accionar —es decir, mayor libertad para delinquir. En esta trampa orwelliana están atrapadas nuestra ficción y nuestra vida cotidiana.

Este doble pensamiento o doble conciencia no puede sino reflejarse en los productos del arte y la cultura de masas. Las series televisivas como
Poliladron, 099 Central —quizás la única excepción reciente haya sido la serie Tumberos de Adrián Caetano— muestran una policía dedicada a combatir el crimen, en cuyo seno apenas esporádicamente aparecen policías corruptos o bandas policiales. En el cine, películas como El bonaerenese dan más cerca del clavo: un pequeño criminal se salva de la cárcel entrando en la policía, y lo que se le exige, una vez adentro, es que siga robando. O Plata quemada (la novela sobre todo, pero también la película) donde claramente los ladrones son los héroes y la policía los villanos, y el motivo del tiroteo es que esta vez los chorros se rebelaron y se negaron a arreglar con la cana. Pero el cine masivo, el de Comodines y Peligrosa obsesión, apenas repite los modelos estadounidenses sin más.


El regreso al clásico

Por supuesto, se puede decir que la ficción policial no tiene por qué ser realista, y éste ha sido otro argumento invocado para defender estas series y películas: son meras ficciones, nadie en su sano juicio las confundiría con la realidad. Esta defensa también ha sido ensayada por Borges para la policial clásica, desvinculándola de plano de la representación realista: "Poe no quería que el género policial fuera un género realista, quería que fuera un género intelectual, un género fantástico. un género basado en algo totalmente ficticio; el hecho es que un crimen es descubierto por un razonador abstracto y no por delaciones, por descuidos de los criminales. Poe sabía que lo que él estaba haciendo no era realista, por eso sitúa la escena en París".

Quizás sea por eso que el cultivo de la policial clásica ha experimentado su revival, que se inicia en los 90 con, por ejemplo, la transicional
El cadáver imposible (1992) de Feinmann, novela que se la pasa preguntándose a qué género pertenece, La pesquisa (1994) de Juan José Saer, La traducción (1998) y Filosofía y Letras (1999) de Pablo de Santis, Tesis sobre un homicidio (1999) de Diego Paszkowski, Crímenes imperceptibles (2003) de Guillermo Martínez y aun Segundos afuera (2005) de Martín Kohan: a diferencia de la policial negra, la clásica se ha vuelto insospechable: nadie puede confundirla con la realidad. Es notable que muchas de éstas transcurren efectivamente en lugares exóticos como París (La pesquisa), Oxford (Crímenes imperceptibles) o en ambientes cerrados y fantasmales (las novelas de Pablo de Santis).

¿Por qué la novela negra argentina, que parecía haber desplazado definitivamente a la clásica en los 70, hoy parece haber sido desbancada por ella? ¿Será por la tan cacareada pérdida de vocación política o realista de nuestra fatalmente posmoderna literatura actual? Tal explicación pecaría de facilismo y autocomplacencia setentista. Quizás sea mejor reformular la pregunta: ¿Qué pasó entre los 70 y los 90 para que el quiebre se diera no antes o después, sino justamente ahí?

Pasó, claro, lo que pasó en todos los órdenes. La última dictadura militar fue una singularidad dentro de nuestra historia y nuestra experiencia cotidiana e imaginaria. Nadie (salvo quizás algunos de los militares que lo estaban planeando) pudo predecirla. Tampoco la ficción, tantas veces alabada por su carácter anticipatorio, fue capaz de soñarla; y ni siquiera es muy capaz de hacerlo ahora, retrospectivamente. De todos los géneros narrativos, el que más acusa esta asignatura pendiente es el policial. El cambio que llevó a cabo la institución policial durante el Proceso no fue cuantitativo sino cualitativo: es el cambio que lleva de una organización corrupta, que tolera o fomenta el crimen, a una organización criminal sin más; y en los posteriores años de la democracia este cambio no hizo sino consolidarse y profundizarse. Las bandas mixtas de policías y ladrones, los presos que muchas veces son obligados a salir a robar por el personal penitenciario, no son una excepción o una aberración, sino un modo de funcionamiento rutinario. Esto determina que una ficción policial argentina ajustada a los hechos conocidos encuentre grandes dificultades en permanecer realista, porque la realidad de la policía argentina es básicamente increíble. La policía cambió, pero el género policial sigue buscando el rumbo. Después de El Olimpo no se puede hacer novela negra.

Y sin embargo el paso decisivo hacia un género policial auténticamente argentino ya había sido dado por Rodolfo Walsh hace casi cincuenta años. Si todavía no lo hemos asumido, es porque no ha sido adecuadamente explicado y entendido. El paso no es, como tantas veces se ha repetido, de la policial clásica o analítica de
Variaciones en rojo a la policial negra de Operación masacre. Operación masacre es algo más; supera la policial negra en el momento mismo de absorberla: quien investiga —Walsh mismo— no es un policía o un detective sino un periodista; la policía ha cometido el crimen y el aparato judicial se ha encargado de encubrirlo, la lucha del investigador no es lograr que se haga justicia, ni siquiera que se la aplique la ley, sino, más modestamente, hacer saber la verdad —que nadie quiere oír. También cambia el centro moral del género, que ya no está en la razón del detective analítico, en la ética anglosajona del detective a la Marlowe, o en el germano celo burocrático del hombre que —como el inspector Bauer del filme El huevo de la serpiente— "sólo hace su trabajo", sino en las redes de solidaridad entre ciudadanos comunes.

El modelo de la novela negra también sería posible para la Argentina actual a partir de otras fórmulas, como la de Hammett en
Cosecha roja, o la del policía asesino de Jim Thompson en Pop 1280, adaptado a la "realidad" malvinense por Raúl Vieytes en su novela Kelper. Por supuesto, alguien podrá decir que mejor que reformular el género policial sería reformar la policía. Pero aún en esa futura época venturosa necesitaremos un registro de aquello por lo que hemos pasado.
















 

 

 


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
20/02/14 | 14:05: Carlos Cebrián González dice:
Me complace informarle que acabo de publicar mi libro decimocuarto titulado \\\"Historia y Evolución de las Empresas Centenarias de España\\\".autor: Carlos Cebrián González. Editado por: LULU. Esta obra, de 286 páginas, de la que he hecho dos ediciones (una en blanco y negro y otra a todo color), es un testimonio literario de la historia y esfuerzos, del acierto y tesón de 25 empresas centenarias españolas, muchas de ellas con proyección mundial, , que sorteando toda serie de dificultades, han logrado, llevar su negocio al puerto del éxito. Si les resulta factible hacer alguna reseña, de esta modesta obra, en el medio de su dirección, le agradecería me lo notificasen a mi email: por lo que les estaría muy agradecido SINOPSIS DEL LIBRO \\\"HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE LAS EMPRESAS CENTENARIAS DE ESPAÑA\\\" AUTOR:CARLOS CEBRIÁN GONZÁLEZ Cada año en el mundo se crean y destruyen miles, millones de empresas. Pero lo sorprendente y digno de elogio es que haya alguna industria, comercio o grupo empresarial que logre sobrevivir durante más de cien años. La pregunta que Uds. y yo nos hacemos es…¿Cómo han podido resistir los vaivenes de una economía nacional o internacional, guerras, crisis, y seguir adelante? La respuesta es compleja. Resulta muy difícil tomar el impulso de salida y colocar la primera piedra de tu negocio, pero mucho más es renovarte, no quedarte atrás en la evolución de tu actividad y ganar cada día más nichos de mercado, llegando con nuestros productos o servicios de gran calidad a muchos millones de consumidores. Para conocer los secretos de su éxito y de su floreciente longevidad he analizado en profundidad la historia y evolución de 25 empresas centenarias, muchas de ellas de gran proyección mundial. Me he quedado gratamente sorprendido. Espero y deseo que a ustedes, al leer este libro “Historia y evolución de las empresas centenarias de España”, les suceda lo mismo\\\" SI DESEAN CONOCER ALGO MÁS SOBRE ESTE LIBRO, EN SU VERSIÓN DE BLANCO Y NEGRO HAGA CLICK EN ESTA DIRECCIÓN: www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365094.HTML si desea conocer algo más sobre este libro en su versión a todo color haga click en esta dirección: www.lulu.com/shop/carlos-cebri%C3%A1n-gonz%C3%A1lez/historia-y-evoluci%C3%B3n-de-las-empresas-centenarias-de-espa%C3%B1a/paperback/product-21365120.HTML Nota del autor. Entre estas empresas que saco en mi libro, destacan: Nestlé, González Byass. Osborne, Alvear, Conservas Albo, Bodegas Miguel Torres, Grupo Caballero, Galletas Gullón, Café Gijón, FREIXENET, Chocolates Valor, Bodegas Lustau, Bodegas Marqués de Murrieta, Mermeladas Helios, Tortas Inés Rosales etc.
c.cebriangonzalez@hotmail.com
 
08/06/13 | 08:35: Varlos Cebrián González dice:
Estimados amigos y seguidores de este apasionante blog: Me complace indicaros que acabo de publicar mi decimotercer libro titulado \"Te Robé tu identidad\". AUTOR: Carlos Cebrián González. Es una novela negra, policiaca con una cadena de crímenes para investigar, esotérico-vudú, una dosis de sexo y los ingredientes para pasar un buen rato leyéndola. Por tan solo 2,68 euros, pueden descargarse los seguidores de este blog, mi libro \"TE ROBÉ TU IDENTIDAD\", que podrán leer en: KINDLE, O EN APLICACIONES PARA KINDLE PARA: IPAD, IPHONE,PHONE O ANDROID. Dirección para \"Te robé tu identidad: www.amazon.es/gp/feature.html/ref=dig_arl_box?ie=UTF8&docId=1000576363 Te robé tu identidad: www.amazon.es/dp/B00CQT4PBS/ SINOPSIS DE “TE ROBÉ TU IDENTIDAD” \"Marta Bernad, de 35 años, es una mujer maltratada. Sufre en silencio y con resignación, durante años en Zaragoza, su vida conyugal sin alicientes y plena de estrecheces económicas. Un día decide romper con su matrimonio y un intento de violación que sufre, le lleva a convertirse en una mujer despiadada y a cometer una serie de crímenes y maldades. Pactará con Satanás, recurrirá al vudú para librarse de quien obstaculice sus proyectos de alcanzar la riqueza y el poder, que ambiciona. Se convierte casi sin darse cuenta en un “Ángel de la Muerte”. Decide irse a Madrid a reunirse con su hermana gemela homocigótica. Anabel, una abogada de gran prestigio, socia de un importante bufete, que goza de una excelente situación económica, casada con Eduardo, viejo y famoso arquitecto con proyección internacional. Marta odia a Anabel, pero decide pedirle ayuda para poder convertir en realidad sus ambiciosos proyectos. Un absurdo cambio de roles, desencadenará una serie de acontecimientos trágicos de sangre y muerte. “Te robé tu identidad” es una novela perteneciente al género negro, policiaco, llena de suspense, misterio, esoterismo, sexo, amor. Una cadena de crímenes nos mantendrá en vilo hasta que, gracias a las investigaciones de dos policías, se llega a un final sorprendente e inesperado\"
c.cebriangonzalez@hotmail.com
 
25/03/09 | 03:48: Albin dice:
gracias Eugenia por la reseña (mirá me salió con rima)
diegarlane@yahoo.com.ar
 
17/03/09 | 17:35: Eugenia dice:
Un recomendado: La colección del Führer La nueva novela de Patricia Sagastizábal En el negocio del arte nada es transparente. Aún menos si lo que está en disputa es la colección de Hitler. Una historia de intrigas, poder y pasión Lucía von Vevenau es alemana, rica, culta, inteligente y hermosa. Marchand y miembro de una sociedad secreta. Descendiente de una familia aristocrática de coleccionistas de arte se convierte, desde muy joven, en una reconocida experta en artes plásticas. Transcurre la década del ’50, en New York. Lucía asesora a coleccionistas privados y museos, y dirige su propia galería de arte. Sin embargo, también lleva una vida clandestina: trabaja para una logia secreta, la Hermandad Primorum Santi, que mantiene estrechos vínculos con ex miembros del partido Nazi ocultos en el exilio. Lucía recibe un encargo de parte de un sector de la antigua Hermandad, ahora dedicado al tráfico de obras de arte y otros negocios oscuros. La misión de Lucía será recuperar las pinturas del Führer y unos pergaminos que esconden importantes secretos. No sólo para la Hermandad… El cerco de peligros que se estrecha no impedirá que Lucía se entregue a una apasionada historia de amor con el profesor Robert Stephen, quién, aunque ella lo ignora, la investiga como principal sospechosa de un robo de cuadros llevado a cabo durante la Segunda Guerra. En una telaraña de tramas, se entrecruzan la Hermandad, una organización nazi que intenta mantener vivo “el legado del Führer” y una asociación judía que intenta restituir a sus dueños originales el patrimonio robado por los nazis. Lucía, en medio de todo, tendrá que decidir entre el poder, el dinero, la verdad y el amor. Patricia Sagastizábal Nació en Buenos Aires, donde se graduó en abogacía por la Universidad de Buenos Aires. Se desempeñó como gestora cultural durante varios años y también trabajó como editora. Ha escrito cuentos y obras de teatro. En 1997, publicó la novela En nombre de Dios, sobre el establecimiento de los jesuitas en América. En 1999 fue ganadora del Premio La Nación-Sudamericana de Novela por Un secreto para Julia. La distinción fue otorgada por un jurado integrado por los escritores María Esther de Miguel, Jorge Edwards y Tomás Eloy Martínez. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas y han obtenido el beneplácito de la crítica y el público.
eugeniacava@hotmail.com
 
11/09/08 | 15:01: Marisa (Vagalumen) dice:
Excelente material!Gracias por compartirlo con nosotros. Siempre es bueno contar con un marco teórico preciso y sólido.Cariños. Marisa
marisa_az64@hotmail.com
 
01/09/08 | 20:20: marta mazzilli dice:
Buen soporte teórico, Albín ¡¡¡¿¿¿cuándo largaaaamoooossss con todo y todos???!!! Marta Mazzilli
familiachiaravieyra@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
27/07 | 02:01 hechicería V
13/07 | 18:24 colectivo de Junio IV
30/07 | 08:49 iniciando


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Mercadolibros Occidentes Designio 66 Escuchanos
Elegí tu libro en Mercadolibros.com.ar
Cuarto Oscuro PotreritoEn los muros bermejosEntre café y manzanillaDe vosAsociación ilícitaentrar@salir.ser.estarLos jardines de la nocheSedúcemeDurante el tiempo
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2014- www.escribirte.com.ar | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS